15 de Noviembre – XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario

Mis queridos amigos, 

Hoy en el evangelio escuchamos la parábola de los talentos, y quiero enfocarme específicamente en el tercer siervo que enterró en la tierra el único talento que su amo le dio. 

El tercer sirviente había sido bendecido. Seguro que no había sido bendecido con tantos talentos como los otros dos sirvientes, pero aun así fue bendecido. Sin embargo, decidió no hacer nada con lo que tenía. Temía a su Maestro. Temía el éxito. Pensó que sería más seguro ocultar lo que su maestro le había dado en lugar de darle un buen uso. Los otros sirvientes fueron valientes y pusieron a trabajar sus talentos. Al regreso de su amo, fueron recompensados justamente ​​con esas palabras que todos esperamos escuchar algún día en el cielo: “Bien hecho, mi buen y fiel siervo … Ven, comparte la alegría de tu amo”. 

La verdad es que hay muchos cristianos como el tercer siervo que temen poner en práctica sus talentos y el conocimiento de su fe por temor a lo que el mundo pueda decir. El cristiano que entierra su talento en la tierra es de alguna manera egoísta y no comparte las bendiciones que el Señor le ha otorgado. Están llamados a compartir siempre su talento: ¡no mañana, sino ahora! ¿Se imaginan si nuestros músicos aquí nunca abrieran la boca para cantar o tocar un instrumento por miedo al fracaso? ¿Se imaginan si yo, como sacerdote, nunca le dijera que sí a Dios porque temía levantarme y predicar su Palabra a cientos de personas cada semana? No podemos tener miedo y no podemos estar satisfechos con la mediocridad. Como cristianos, tenemos que multiplicar las bendiciones que el Señor nos ha dado. Si las cosas no salen como queremos al principio, seguimos intentándolo porque el Señor depende de nosotros para difundir su Buena Nueva a través de la abundancia de talentos que ha otorgado a todas y cada una de las personas de nuestra parroquia. No podemos tener miedo de lo que el mundo vaya a decir o de cómo reaccionarán otras personas. Es hora de que comencemos a poner el cristianismo de nuevo en prioridad y rechacemos la noción de que tenemos una fe anticuada y obsoleta que debería practicarse en privado y fuera de la vista. Tenemos que poner nuestros talentos al servicio del Reino de Dios que está presente en el aquí y ahora. Tenemos que multiplicar nuestras bendiciones y compartirlas con el mundo. No podemos enterrar nuestras cabezas en la arena y dejar que el mundo nos transforme cuando deberíamos estar transformando el mundo con las Buena Nueva de nuestro Señor Jesucristo. 

Definitivamente tenemos que ser valientes como los dos primeros siervos y prender fuego al mundo por Cristo porque eso es lo que se requiere de cada cristiano. Hacer menos es condenarnos a la misma suerte que el sirviente holgazán y temeroso. Debemos ser cristianos de convicción que no se avergüencen de decir que somos cristianos y de actuar como un pueblo digno de ese nombre. Además, debemos ser personas que no se avergüencen de decir con orgullo que somos católicos romanos y que defendemos todo lo que nuestra Santa Iglesia enseña y profesa. Por supuesto, ser audaz y valiente siguiendo el evangelio en este mundo cada vez más secular es difícil, pero no podemos tener miedo, y no podemos dar menos de lo que hemos sido bendecidos. Hacerlo sería francamente pecaminoso. Si nos doblegamos ante la adversidad, nunca experimentaremos el gozo que el amo ofreció a los dos primeros siervos valientes. Básicamente, todo se reduce a esto: al final de nuestra vida estaremos ante el Señor y él nos preguntará si maximizamos los talentos y las bendiciones que nos otorgó. Que cada uno de nosotros comparta con el mundo lo que el Señor nos ha dado, para que un día podamos escuchar esas gloriosas palabras: “Bien hecho, mi buen y fiel siervo … Ven, comparte la alegría de tu amo”. 

Que Dios los bendiga a todos,

Fr Manny Signature