18 de Septiembre – XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

Mis queridos amigos, 

Sabemos lo ansiosos que están muchos de ustedes por regresar a las reuniones físicas de nuestros ministerios. Créanme, nosotros también lo estamos porque se pone muy tranquilo por aquí después de que la misa de las 5:30 pm ha terminado. Los ministerios son el alma de la parroquia. Toman lo que hemos recibido en la Sagrada Eucaristía y no solo ponen nuestra fe en acción, sino que profundizan en lo que significa ser un feligrés de la Iglesia de Santa Teresita. 

Somos conscientes de que muchos de ustedes se han estado reuniendo a través de Zoom o en otras plataformas en línea desde que comenzó la pandemia, y los felicitamos por sus esfuerzos para llegar a todos los miembros de su ministerio durante los últimos siete meses. Sin embargo, sus sacerdotes quieren facilitar una sola reunión en persona con todos ustedes. Usando las mismas pautas que hemos establecido para la Misa, queremos reunirnos con cada ministerio en nuestra iglesia el día en que están programados para reunirse. En los próximos días, la oficina parroquial se comunicará con todos los jefes de ministerio para programar una reunion con el Padre Omar o conmigo mismo para que podamos recibirlos en nuestra iglesia. Podemos discutir cualquier tema que deseen, responder preguntas que puedan tener y, lo que es más importante, rezar juntos y estar físicamente juntos. 

Cuando nos reunamos, será como nos reunimos para misa con distanciamiento social y con máscaras. Ha sido difícil para muchos no reunirse una vez a la semana mas alla de la Misa para participar en nuestros ministerios. Esperamos que este sea el primer paso para regresar a la vida ministerial plena, pero debemos ser conscientes de la seguridad de todos nuestros feligreses y, obviamente, esperar a que el Arzobispo dé su aprobación para reanudar las reuniones semanales en persona. 

Un recordatorio de que todavía estamos en el medio de octubre: el mes del rosario y el mes del Respeto a la Vida. Los animo a rezar el rosario en familia, a unirse a los rosarios de la reuniónes de Zoom que se rezan todos los días por nuestros diferentes ministerios (puede encontrar la información en la página 3), o simplemente rezarlo ustedes mismos más a menudo (en el automóvil en el camino al trabajo / escuela o camino a casa es una práctica excelente y pacífica). Me sentí edificado por cerca de las 200 personas que se unieron a nosotros el 7 de octubre para nuestro rosario al aire libre y socialmente distante en el césped de nuestra rectoría. Fue un testimonio de cuánto anhelamos estar en comunidad y anhelamos la paz que viene de nuestro Señor y de María a través del rosario. Actualmente estamos siendo bombardeados con tanta negatividad que necesitamos el consuelo y la protección de nuestra Santísima Madre que nos permite en el rosario ver a su Hijo a través de sus ojos. Si anhelas la paz: ¡reza el rosario! 

Finalmente, a principios de mes comenzamos a dejar nuestra iglesia abierta todo el día para la oracion en silencio con el permiso del Arzobispo. Si bien todavía no podemos abrir la Capilla de la Adoración Perpetua debido a su tamaño íntimo, les animo a que aprovechen que nuestra hermosa iglesia está abierta (¡y tranquila!) durante el día para buscar la paz en nuestra vida diaria. También aprovechen las confesiones del sábado entre las 8:30 am y las 10:00 am que tienen lugar mientras tenemos la Exposición del Santísimo Sacramento seguida por la Bendición. Con todo lo que se trata de la reapertura de nuestra parroquia, y también con nuestras vidas, le pedimos al Señor paciencia. Puede que las cosas no se muevan tan rápido como nos gustaría, pero se mueven al paso del Señor. Su sincronización es siempre perfecta. Tómense este tempos para profundizar en su fe y en su vida de oración. Llenen sus corazones con todas las cosas de Cristo durante esta pandemia, para que cuando este velo sea quitado de nosotros, estén listos para compartir las Buenas Nuevas con los demás al máximo.

Que Dios los bendiga a todos,

Fr Manny Signature