2 de Agosto – XVIII Domingo en Tiempo Ordinario

Mis queridos amigos,

Agosto ha llegado y muchos de nuestros feligreses están de vacaciones o están terminando sus vacaciones. Lamentablemente, todavía estamos lidiando con la pandemia que causó que muchos de nosotros modificáramos los planes de vacaciones y nos quedáramos locales. La semana pasada regresé de un tiempo breve en los Cayos de la Florida al igual que nuestras Hermanas Carmelitas, que generalmente pasan los veranos en su casa madre en Los Ángeles. Muchos de nosotros realmente creímos cuando comenzó el verano que a estas alturas ya habríamos vuelto a la normalidad, especialmente cuando se trata de la vida parroquial y los ministerios. Desafortunadamente, debido a los picos inesperados en los números del COVID a fines de junio y julio, todavía estamos en un patrón de espera. No hemos cambiado mucho en términos de vida parroquial pública desde que abrimos misas el 26 de mayo. Todo lo que podemos hacer es celebrar la misa y los sacramentos en nuestra iglesia. Hemos hecho campañas de comida para los pobres y este mes haremos una campaña de “Regreso a la escuela”, pero incluso esos eventos son socialmente distantes porque nuestros voluntarios del Ministerio de personas sin hogar solo pueden recolectar y entregar estos artículos, no pueden alimentar a las personas sin hogar o entregar los artículos de escuela en persona a los niños como lo han hecho en el pasado. Se cancelaron varios retiros de Emaús, los Convenios Matrimoniales, la Escuela Bíblica de Vacaciones y otros grandes eventos ministeriales, pero perseveramos como parroquia. Gracias a Dios que podemos reunirnos para celebrar la Eucaristía todos los días. Los bebés todavía se están bautizando, las parejas aún se están casando y, afortunadamente, hicimos todas, si no la mayoría de nuestras Primeras Comuniones en junio, nuestros catecúmenos fueron bienvenidos a la iglesia a través del bautismo, y nuestros jóvenes de Educación Religiosa serán confirmados muy pronto.

Pero sí, el corazón cristiano siempre quiere más. Necesitamos más de Nuestro Señor. Necesitamos más de nuestra parroquia.  Los últimos cinco meses han sido muy difíciles para los que anhelamos el ritmo de la vida parroquial. Como he dicho muchas veces, también ha sido difícil para sus sacerdotes. No podemos ser complacientes. Con tanta incertidumbre sobre cuándo las cosas “volverán a la normalidad”, no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que termine la pandemia. El evangelio debe ser proclamado, y nuestros ministerios deben ajustarse. Muchos de nuestros ministerios se han reunido por Zoom desde marzo. Hago un llamado a todos nuestros ministerios que no han comenzado esta práctica para que reanuden su horario normal en Zoom u otra plataforma virtual a principios de septiembre. Los estudios bíblicos se reanudarán, sé que el padre Omar anunció uno y las noches de formación continuarán también.

Muchos de nuestros padres sienten curiosidad por lo que sucederá con nuestro Programa de Educación Religiosa. Estamos trabajando en soluciones, y muchas de estas soluciones implicarán que los padres sean más proactivos en la formación religiosa de sus hijos. Obviamente, la parroquia estará aquí para ayudarlos y guiarlos. En cuanto a nuestra escuela parroquial, todavía estamos esperando ver qué dicen los funcionarios del gobierno y de salud sobre la reapertura de la escuela, pero con nuestra escuela y nuestro programa de Educación Religiosa, nos hemos estado preparando desde antes del verano para cualquier eventualidad. Comunicaremos detalles sobre ambos cuando estén disponibles.

Mientras tanto, encontremos consuelo en la Eucaristía. Sí, sé que a veces puede parecer apresurado porque nuestros voluntarios están limpiando la iglesia inmediatamente después de la Misa (por cierto, necesitamos más voluntarios para hacer esto porque esta casa sagrada nos pertenece a todos). También me duele que no podamos tener Adoración Eucarística durante este tiempo en nuestra capilla. Entonces, para remediar eso, expondremos el Santísimo Sacramento todos los sábados por la mañana después de la misa de las 8:00 a.m.  Ya que la iglesia está abierta para confesiones de 8:30 a.m. a 10:00 a.m., tendremos Exposición durante ese tiempo. Como mencioné anteriormente, necesitamos voluntarios para limpiar la iglesia a las 10:00 a.m., cuando se repone el Santísimo Sacramento porque tenemos bautizos inmediatamente después. Todos debemos hacer nuestra parte, especialmente si estamos aprovechando los servicios de la iglesia.

De manera lenta pero segura, debemos continuar la vida ministerial de nuestra parroquia. Seremos más creativos para trabajar alrededor de la pandemia y mantener a todos seguros y saludables, pero lo más importante haremos todo lo posible para brindarles el regalo más preciado que tenemos: Jesucristo.

Que Dios los bendiga a todos,

Fr Manny Signature