Del Escritorio del Párroco
  • 19 de Mayo – Pentecostes

    Mis Queridos Amigos,

    Al reunirnos este fin de semana para celebrar la solemnidad de Pentecostés y la efusión del Espíritu Santo sobre nuestra Santísima Madre y los apóstoles, contemplamos el “viento impetuoso” que vino a través del Cenáculo y cambió la vida de aquellos primeros cristianos. El Espíritu Santo siempre trae el cambio. Movió a los apóstoles de la oración a la acción en la mañana de Pentecostés mientras se disponían a predicar el evangelio a cada nación. El Espíritu también nos saca de nuestra zona de comodidad y nos desafía a esforzarnos por alcanzar la santidad.

    En la vida de un sacerdote, el Espíritu Santo nos mueve constantemente a donde la Santa Madre Iglesia más nos necesita. Esta es la razón por la que los sacerdotes hacen una promesa de obediencia a su obispo no una, sino dos veces tanto en su diaconado como en sus ordenaciones sacerdotales. La semana pasada, cuando el Arzobispo Wenski ordenó a cuatro nuevos sacerdotes para la Arquidiócesis de Miami, les dijo durante la homilía: “Prometen obediencia a su obispo. De una manera real, esta promesa te da la libertad de ser verdaderamente un hombre para los demás; esta promesa te permite entrar en la voluntad de Dios, en el plan de Dios, y testimoniar que lo que crees, enseñas o hablas lo haces en comunión con toda la Iglesia católica y apostólica (5/11/24)”. La obediencia nos permite desprendernos de las realidades terrenales, de la comodidad, de la complacencia, y nos libera para seguir ese poderoso viento del Espíritu Santo que nos lleva a donde Él quiere que vayamos. 

    Hace unas semanas, el Padre Andrew recibió una llamada del Arzobispo Wenski asignándolo como el nuevo administrador de St. Elizabeth Ann Seton en Coral Springs. Es un honor bien merecido que al Padre Andrew se le haya confiado una parroquia para dirigir y llevar a Cristo y su mensaje salvífico a la buena gente del noroeste de Broward. Los feligreses de Little Flower siempre han sido buenos con nuestros jóvenes sacerdotes, y él se lleva una gran cantidad de experiencias de sus dos años de ministerio con nosotros que sin duda pondrá en práctica en esta nueva asignación.

    Entonces, ¿quién será nuestro nuevo vicario parroquial? Hemos sido bendecidos de que el Arzobispo Wenski nos envíe a uno de los sacerdotes recién ordenados: el Padre David Zallocco. Como parroquia, tenemos una larga historia de dar la bienvenida a sacerdotes recién salidos de su ordenación. Nuestros dos más recientes fueron el Padre Luis Flores y el Padre Phillip Tran, quienes todavía son queridos en esta comunidad. El Padre David nació en el pequeño pueblo de Sant’Elpidio a Mare en Italia. Te invito a ir al sitio web de la arquidiócesis (miamiarch.org) para leer su biografía y ver el maravilloso video que grabó describiendo su camino vocacional. Tanto el Padre Andrew como el Padre David comienzan sus nuevas asignaciones el lunes 17 de junio.

    Invocamos al Espíritu Santo para que bendiga al Padre Andrew en su nueva misión y al Padre David cuando venga a nosotros para comenzar su ministerio sacerdotal. Como sacerdotes, confiamos en el Espíritu Santo para que nos mueva en nuestra vida de oración, nos inspire en nuestra predicación y nos consuele al final de los largos días de ministerio que, aunque sean difíciles, nos traen alegría porque sabemos que lo hemos dado todo al Señor y a su Reino. Les pido que recen por todos los sacerdotes, especialmente por los recién ordenados, y que continúen orando diariamente por las vocaciones. El padre David viene aquí porque ustedes han estado orando por él mucho antes de que decidiera entrar en el seminario. El Espíritu ha escuchado nuestras oraciones, y podemos ver los frutos de un nuevo sacerdote que nos trae la novedad y el gozo del evangelio. ¡Ven, Espíritu Santo! ¡Inspirad y bendecid a vuestros sacerdotes! Y bendícenos a todos con el corazón abierto para recibirte y sentirnos movidos con la Palabra de Dios.

    Que Dios los bendiga a todos,


Share This To: