Del Escritorio del Párroco
  • 29 de Mayo – La Solemnidad de la Asension del Señor

    Mis Queridos Amigos: 

    Al conmemorar el Día de los Caídos este fin de semana, es “justo y correcto” recordar y orar por aquellos que dieron sus vidas por nuestro país y nuestras libertades. En nuestra escuela hay una placa conmemorativa de la Segunda Guerra Mundial en honor a los jóvenes valientes que no mucho después de dejar nuestras escuelas (Santa Teresa todavía era una escuela secundaria en la década del 1940) se alistaron o fueron reclutados y finalmente murieron defendiendo nuestra patria. Sé que, en nuestra familia parroquial, a lo largo de nuestros 96 años de historia, hay muchos más hombres y mujeres jóvenes que han muerto mientras servían a nuestro país y que recordamos este fin de semana especialmente en el Santo Sacrificio de la Misa. 

    El Día de los Caídos siempre me impulsa a leer una carta conmovedora que el presidente Lincoln escribió durante la Guerra Civil a la madre viuda de varios soldados. Me gustaría compartir el texto de la carta con ustedes: 

    Querida señora, 

    Me han mostrado en los archivos del Departamento de Guerra una declaración del Ayudante General de Massachusetts de que usted es madre de cinco hijos que han muerto gloriosamente en el campo de batalla. 

    Siento cuán débiles e infructuosas deben ser mis palabras que intenten desviarlos del dolor de una pérdida tan abrumadora. Pero no puedo dejar de ofrecerles el consuelo que se puede encontrar en el agradecimiento de la República por la que murieron salvar.

    Oro para que nuestro Padre Celestial alivie la angustia de su duelo y le deje solo el preciado recuerdo de los amados y los perdidos, y el solemne orgullo que debe ser suyo para haber puesto un sacrificio tan costoso sobre el altar de la libertad. 

    Suyo, muy sincero y respetuoso, 
    A. Lincoln 

    La carta fue escrita a la señora Lydia Bixby, y aunque más tarde se descubrió que solo dos de sus hijos habían muerto en la batalla, todavía no disminuye el precio que pagó “sobre el altar de la libertad”. 

    Hay una tradición hermosa en nuestros cementerios de colocar una bandera estado-unidense en la tumba de aquellos que sirvieron en nuestras Fuerzas Armadas. Cada tumba cuenta una historia diferente de sacrificio: hombres y mujeres desinteresados que, como Cristo nos enseñó, dieron sus vidas por sus amigos, su país y sus familias. No solo oramos por nuestros fallecidos honrados este fin de semana, sino que también oramos por las madres y padres que han tenido que enterrar a sus hijos que nunca regresaron de la guerra. Son los héroes cuya memoria honramos y cuyo servicio apreciamos, pero no quita el dolor de un padre que pierde a un hijo. 

    Orar por los muertos es una de las Obras Espirituales de Misericordia. Como católicos, hacemos esto en cada Misa cuando oramos por los fieles difuntos. Este fin de semana tiene un peso adicional al recordar y honrar el sacrificio de nuestros hermanos y hermanas “que más que a sí mismos su país amado, y misericordia más que
    vida”. (Tercer verso de América la Bella)

    Que Dios los bendiga a todos, 


Share This To: