Del Escritorio del Párroco
  • 17 de Octubre – XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

    En octubre del 2023, el Papa Francisco convocará la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos con el tema “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”. Desde el cierre del Vaticano II, los papas han convocado tales sínodos, compuestos por obispos representativos reunidos de todo el mundo, para asesorarlos sobre asuntos importantes para la vida de la Iglesia. La que se inaugurará en Roma en octubre de 2023 será la decimosexta reunión de este tipo de obispos y otras delegaciones compuestas por sacerdotes, religiosos y laicos, para colaborar con el Papa en el ejercicio de su magisterio universal. Por lo general, después de la clausura del sínodo, el Papa examinará las sugerencias, ideas y recomendaciones de los Padres sinodales y emitirá en su propio nombre una Exhortación Apostólica que busca establecer un plan de acción para toda la Iglesia.

    En cierto sentido, un sínodo es un ejercicio de planificación estratégica, siendo la Exhortación Apostólica el plan. Por ejemplo, en 1974, la Evangelii nuntiandi (sobre la evangelización en el mundo moderno), de San Pablo VI, impulsó la comprensión de que la Iglesia es esencialmente un movimiento evangélico: existe para evangelizar. Nuevamente en 1990, Pastores dabo vobis, del Papa San Juan Pablo II (sobre la formación de sacerdotes en las circunstancias de la actualidad), ayudó a renovar la formación de los seminaristas después de las confusiones de la era posterior al Vaticano II, cuyos frutos ahora estamos viendo en la calidad de los sacerdotes ordenados en los últimos años. Quizás más conocida hoy por muchos sea Evangelii Gaudium (la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana), en la que el entonces recién elegido Papa Francisco publicó en 2013 la dirección en la que deseaba llevar su pontificado.

    Además de estos sínodos generales, el Papa puede convocar un sínodo particular de una región especial. El Papa San Juan Pablo II celebró varios sínodos continentales; y más recientemente, el Papa Francisco celebró un sínodo regional panamazónico. Muchas diócesis también celebran sínodos: aquí, en la Arquidiócesis de Miami, hemos tenido dos en nuestros más de 60 años de historia. Uno convocado por el Arzobispo McCarthy a fines de la década de 1980; el otro por mi cuenta poco después de regresar a Miami como su Arzobispo. Las Iglesias orientales y varios organismos protestantes también celebran sínodos.

    La palabra en sí proviene del griego y significa básicamente “viajar juntos”. La “sinodalidad” se refiere a la esencia misma de la Iglesia, su realidad constitutiva y, por tanto, siempre está orientada a la evangelización. Pero, como admite el propio Papa Francisco: “Viajar juntos —laicos, sacerdotes, el Obispo de Roma— es un concepto fácil de poner en palabras, pero no tan fácil de poner en práctica”.

    Por lo general, los temas para los sínodos generales se solicitan a los obispos del mundo y, una vez elegidos por el Papa, sus colaboradores preparan una lineamenta (un esbozo preliminar) para obtener comentarios de las partes interesadas, a partir del cual un instrumentum laboris, un documento de trabajo, que servirá como una base para las discusiones en el sínodo.

    Sin embargo, el Papa Francisco se ha decidido por un enfoque ascendente novedoso y potencialmente muy creativo. Quiere que todas las iglesias locales (diócesis) participen, seguidas de consultas a nivel de conferencias nacionales de obispos y asambleas continentales. Esta ambiciosa empresa tardará dos años en completarse, y la fase diocesana comenzará en octubre de 2021.

    La Secretaría General del Sínodo de los Obispos enviará un Documento Preparatorio, acompañado de un cuestionario y un Vademécum con propuestas de consulta en cada iglesia local. El Santo Padre abrirá el Sínodo en el Vaticano del 9 al 10 de octubre. Se espera que cada diócesis abra oficialmente nuestra fase del sínodo en nuestras catedrales el 17 de octubre. Entre octubre de 2021 y abril de 2022, esperamos brindarles a todos la oportunidad de ser “escuchados” de alguna manera para que el Papa pueda beneficiarse del sensus fidei in credendo (el sentido de fe en creer).

    El Papa ve esto como un ejercicio de “discernimiento espiritual”: “Uno escucha a los demás; y todos escuchando al Espíritu Santo “. (Papa Francisco, 17 de octubre de 2015)

    Entonces, al embarcarnos en este “caminar juntos”, oremos: “Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles… y renovarás la faz de la tierra”.


Share This To: