22 de Noviembre – Cristo, Rey

Mis queridos amigos, 

“¿De qué podríamos estar agradecidos durante este año tan desafiante?” 

Estoy seguro de que muchos de ustedes se han estado haciendo esa pregunta a medida que nos acercamos al Día de Acción de Gracias. Sin embargo, San Pablo nos recuerda en su Primera Carta a los Tesalonicenses: “Den gracias en todo caso, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús (5:18)”. 

Como cristianos, siempre debemos tener un corazón agradecido. Incluso cuando pensamos que estamos en nuestro nivel más bajo, y pensamos que Dios nos ha abandonado, debemos mirar a nuestro alrededor y ver las bendiciones que a veces están ocultas porque con demasiada frecuencia estamos cegados por las cosas que están mal en nuestra vida. Tantas veces he celebrado un funeral donde, aunque la familia está obviamente entristecida por la muerte de un ser querido, todavía encuentran consuelo en su fe y pueden dar gracias por la vida de su familiar fallecido. Nuestra fe siempre nos enseña a encontrar la luz en la oscuridad. 

Así que este jueves, es “justo y necesario” dar gracias como lo hacemos en la Eucaristía todos los días. En la Misa, justo antes de la consagración, el sacerdote los invita a “dar gracias al Señor nuestro Dios”. Todos ustedes siempre proclaman que es “justo y necesario”. En la traducción antigua solíamos decir: “es justo darle gracias y alabarlo”. Entonces… 

  • Es verdaderamente justo y necesario dar gracias porque podemos reunirnos en este lugar para adorar. 
  • Es verdaderamente justo y necesario dar gracias porque muchos tienen la oportunidad de unirse a nosotros virtualmente mediante el uso de tecnología que no existía hace unos años. 
  • Es verdaderamente justo y necesario dar gracias porque muchos de nuestros feligreses han superado el COVID y están a salvo en la casa con sus familias. 
  • Es verdaderamente justo y necesario dar gracias porque nuestros ministerios han fortalecido la vida de oración y la formación de la fe durante este tiempo de separación. 
  • Es verdaderamente justo y necesario dar gracias porque tenemos un Dios que nos dio a su único Hijo y que a su vez nos dio el don de sí mismo en la Eucaristía. 

Para citar una canción de un musical que nuestros alumnos de la escuela cantan constantemente: “mira a tu alrededor, mira a tu alrededor…” y vean lo bueno que el Señor ha sido con nosotros. Dios es tan bueno con nosotros, especialmente en tiempos de prueba. Solo necesitamos mirar más allá de la oscuridad para ver la mano de Dios obrando en nuestra vida, especialmente cuando las cosas no van bien. Un corazón agradecido es un regalo del cielo y un regalo que debemos transmitir a nuestros hijos. Siempre me tomo un tiempo en las semanas previas al Día de Acción de Gracias para preguntarles a los niños de la escuela por qué están agradecidos, y una respuesta que me conmovió particularmente este año fue “despertar por la mañana”. Damos tantas cosas por sentado y no vemos las pequeñas bendiciones que Dios derrama sobre nosotros todos los días, y comienzan cuando abrimos los ojos por la mañana y respiramos por primera vez después de despertarnos. “Mira a tu alrededor, mira a tu alrededor…” hay tantas cosas por las que tenemos que estar agradecidos este año, incluso en medio de una pandemia. 

Así que mientras se reúnen alrededor de la mesa para cenar el Día de Acción de Gracias con toda la cena maravillosa lista para comer, no se olviden de inclinar la cabeza en oración para mirar más allá del desafío que ha sido este año y agradecer verdaderamente al Señor por las bendiciones que apenas notamos. 

¡Feliz día de Acción de Gracias! 

Que Dios los Bendiga a Todos,

Fr Manny Signature