13 de Diciembre – III Domingo del Adviento

Mis Queridos Amigos,

A medida que nos acercamos rápidamente a la Navidad, que está a menos de dos semanas de llegar, hoy estamos llamados a reflexionar sobre la virtud de la alegría en este domingo de Gaudete. El gozo de que el Señor está cerca. La alegría que la Navidad    siempre trae. La alegría de nuestro Dios que interviene definitivamente en nuestra vida para expulsar las tinieblas del pecado y acercarnos a su luz radiante.

Este es el gozo navideño que la Iglesia quiere compartir con todos sus hijos. Muchos de ustedes han estado preguntando qué planes tenemos para nuestras misas de Navidad, ya que todavía estamos restringidos con los protocolos del COVID. Bueno, tendremos Misas como hacemos todas las Navidades, excepto que no estarán tan concurridas como las que estamos acostumbrados, ya sea porque la gente elige quedarse en casa o porque todavía estamos sentados socialmente distantes en nuestra iglesia. Haciendo un aparte aquí, quiero dar las gracias a todos ustedes por su cooperación para adherirse a nuestros protocolos desde que reabrimos la iglesia hace seis meses. Queremos que todos ustedes se sientan seguros cuando vengan a misa en nuestra hermosa iglesia. Rezamos para que llegue el día en que las cuerdas de los bancos puedan bajar y podamos dejar nuestras máscaras en casa, pero por ahora, a la luz del reciente aumento de los casos, el arzobispo nos ha pedido que sigamos haciendo lo que hemos estado haciendo diligentemente desde mayo. 

¡El fin de semana pasado, tuvimos nuestra mayor asistencia a misa en todas nuestras misas desde febrero! Estábamos muy contentos, y nos dimos cuenta de que necesitábamos finalizar nuestra estrategia para la Misa de Navidad. A medida que más y más personas comienzan a regresar a la iglesia en persona, el espacio en la nave principal de la iglesia se vuelve cada vez más escaso. Mi consejo a los feligreses que quieren sentarse dentro de la iglesia en el primer piso: ¡vengan temprano! Esto se aplica especialmente para la Navidad cuando normalmente tenemos nuestras multitudes más grandes. La cosa es que no sabemos cuánta gente asistirá, pero estamos preparados para cualquier eventualidad. La Misa de los niños a las 5:00 pm en Nochebuena es siempre una de nuestras misas más grandes del año, pero para esta misa, una vez que nuestra iglesia alcance la capacidad de distanciamiento social del 30%, todos los demás serán dirigidos a Comber Hall donde se celebrará la misa en persona a las 5:15 pm allí con música. Si hay un exceso de feligreses para la Misa de Medianoche, la Misa se verá en la gran pantalla de Comber Hall y la Santa Comunión se llevará a los fieles reunidos. Lo mismo se aplica para la misa de las 10:30 a.m. el día de Navidad. Si hay un exceso para la misa de español de las 12:30pm el día de Navidad, la misa se celebrará en persona a las 12:45 pm también en Comber Hall.

Sé que no son las celebraciones navideñas a las que estamos acostumbrados, pero como le dije recientemente a un feligrés: tenemos la bendición de que podemos celebrar la misa en persona esta Navidad, y les pido que oren por nuestros hermanos y hermanas en otras partes de nuestro país que no pueden ir a su parroquia para celebrar durante este mes. ¡Que este domingo de Gaudete nos llene de alegría a medida que nos acercamos cada vez más al nacimiento de nuestro Salvador!

Que Dios los Bendiga,

Fr Manny Signature