28 de Junio – Mensaje del Arzobispo
Mensaje Importante del Arzobispo

Este mensaje aparecío en el boletín del fin de semana del 28 de junio, en lugar del Mensaje Semanal del Parroco.

El arzobispo Thomas Wenski publicó la siguiente declaración el 22 de junio de 2020, en su calidad de presidente interino del Comité de Libertad Religiosa de los Obispos de EE. UU. La declaración coincide con la celebración anual de la Semana de  la Libertad Religiosa, del 22 al 29 de junio . 

El Papa Emérito Benedicto XVI dijo cuando visitó Cuba como Papa en 2012: “La Iglesia vive para hacer que otros participen en lo que posee, que no es otro que Cristo, nuestra esperanza de gloria (cf. Col 1:27). Para llevar a cabo este deber, debe contar con la libertad religiosa básica, que consiste en poder proclamar y celebrar su fe también en público, llevando a otros el mensaje de amor, reconciliación y paz que Jesús trajo al mundo “. (Homilía, La Habana ) 

Sin embargo, esta libertad religiosa está bajo tensión en todo el mundo. Incluso en nuestras democracias liberales occidentales, la discriminación contra la religión en general y el cristianismo católico en particular está creciendo, aunque quizás de formas más sofisticadas y menos violentas.  

Los analistas políticos y los defensores de los derechos humanos incluyen la religión en su agenda. Pero la mayoría enfatiza la “tolerancia” como si la religión fuera solo una fuente de conflicto. O bien, hablan de religión en términos de “elecciones individuales”, como si la religión fuera simplemente la preocupación de la convicción de un individuo y careciera de consecuencias sociales. Y así, en nuestro país como en otros países occidentales, vemos una tendencia a relegar la religión a la esfera privada. Y, en estos países, vemos que los tribunales reducen la comprensión original de la libertad religiosa. Con el fin de adaptarse a las nuevas agendas políticas, la libertad religiosa se está reinterpretando estrechamente para que signifique simplemente “libertad de culto”, pero excluyendo la libertad de servir y la libertad de testificar. 

Sin embargo, al igual que la libertad de expresión depende no solo del derecho a decir lo que está pensando, sino también de la existencia de instituciones como periódicos, universidades, bibliotecas, partidos políticos y otras asociaciones que conforman lo que llamamos “sociedad civil”. También la libertad de religión “para el bien de todos” también debe abarcar la protección de aquellas instituciones que nutren el libre ejercicio de la religión por parte del individuo. 

En este país, al menos hasta ahora, gracias a la libertad religiosa garantizada por la primera enmienda, las comunidades religiosas han podido desempeñar un papel activo en la sociedad y expresar su propia visión de la persona humana y de las políticas que la gobiernan. . Esto sirve al “bien de todos”. El Movimiento de Derechos Civiles de la década de 1960 fue un movimiento de inspiración religiosa; fue dirigido por pastores, y los que marcharon se reunieron primero en sus iglesias.  

Algunos hoy resienten la defensa pública de las personas y comunidades religiosas. Nos acusan de tratar de imponer nuestros puntos de vista a los demás. Sin embargo, como lo explicó San Juan Pablo II, la Iglesia no impone, ella propone. El Dr. Martin Luther King, Jr. y su movimiento por la justicia racial no pudieron imponer sus puntos de vista sobre el pueblo estadounidense. Entendieron esto y, por esta razón, optaron por la no violencia. Pero hicieron una propuesta que tocó la conciencia de una nación. 

El derecho a la libertad religiosa tiene su fundamento en la propia dignidad de la persona humana. La libertad religiosa es el derecho humano que garantiza todos los demás derechos: la paz y la vida creativa solo serán posibles si se respeta plenamente la libertad de religión. 

Alexis de Tocqueville, un francés que escribió con aprobación sobre nuestro experimento estadounidense en democracia a principios del siglo XIX, dijo: “El despotismo puede prescindir de la fe, pero la libertad no puede”. Pero incluso como señaló De Tocqueville hace casi 200 años, el despotismo se presenta en formas blandas y duras. Thomas More, John Fisher, Peter y Paul y los primeros mártires de la Iglesia de Roma, cuyos días de fiesta caen dentro de nuestra observancia de la Semana de la Libertad Religiosa (22-29 de junio), fueron víctimas del despotismo en su forma más dura, como lo fue Juan el Bautista, martirizado por su testimonio sobre la verdad del matrimonio. Hoy este tipo de despotismo duro está diezmando a las poblaciones cristianas del Medio Oriente. 

Pero en este país y en otras democracias liberales, con demasiada frecuencia las personas de fe están siendo sometidas cada vez más a un despotismo suave en el que el ridículo, el ostracismo y la negación de oportunidades de empleo o avance se utilizan para marginarnos.  

Durante gran parte de la historia de nuestra nación, los católicos fueron considerados por muchos de sus vecinos con recelo, si no con hostilidad, debido al prejuicio prevaleciente hacia la fe católica en una América predominantemente protestante. Sin embargo, debido a una sana secularidad promovida por nuestro orden civil y la primera libertad de la Declaración de Derechos, la libertad de religión, los católicos pudieron prosperar en Estados Unidos: construimos parroquias, escuelas, hospitales, orfanatos y otras instituciones de caridad; comenzamos negocios; Servimos honorablemente en las guerras de nuestra nación y ocupamos cargos públicos. En otras palabras, aprovechamos las oportunidades posibles gracias a la libertad religiosa y pudimos cumplir con nuestro deber de involucrar al mundo y dar testimonio de nuestras enseñanzas, de nuestra visión de la vida y la dignidad de la persona humana. 

“El testigo auténtico”, nos recuerda el Papa Francisco, “es uno que no contradice, por comportamiento o estilo de vida, lo que se predica con la palabra y se enseña a los demás”. ( Solemnidad de los  Santos Pedro y Pablo, 2015 ).