12 de Julio – XV Domingo en Tiempo Ordinario

Mis queridos amigos,

Este fin de semana le damos la bienvenida al Padre Matthew Gómez, el Director de Vocaciones de la Arquidiócesis, quien predicará en algunas misas sobre las vocaciones al sacerdocio. Esta es una misión muy cercana y querida en mi corazón porque serví como Director de Vocaciones del 2006-2009. Como católicos, siempre debemos rezar por las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. Sus oraciones son lo que impulsa a los jóvenes a decir sí a Dios, a soportar las pruebas de la formación en el seminario y, en última instancia, a ser los buenos y santos sacerdotes que ustedes se merecen.

Aquellos de ustedes que asisten a misa los domingos por la mañana sin duda han visto a dos seminaristas sirviendo en la misa las últimas dos semanas. Roger Goodwill y Gabriel Campos han sido enviados por el Padre Matthew para ayudarnos los domingos por la mañana durante el verano, y estamos agradecidos por su presencia y por su disposición a aceptar la invitación de Dios de proseguir con una vocación al sacerdocio. Les pido que por favor mantengan a estos dos jóvenes en sus oraciones mientras continúan su formación.

Al hablar sobre las vocaciones sacerdotales, San Juan Pablo II dijo una vez:

A menudo me preguntan, especialmente los jóvenes, por qué me hice sacerdote. Quizás a algunos de ustedes les gustaría hacer la misma pregunta. Déjenme intentar responder brevemente. Debo comenzar diciendo que es imposible explicarlo por completo. Porque sigue siendo un misterio, incluso para mí. ¿Cómo se explican los caminos de Dios? Sin embargo, sé que, en cierto momento de mi vida, me convencí de que Cristo me estaba diciendo lo que le había dicho a miles antes que yo: “¡Ven, sígueme!” Había una sensación clara de que lo que escuché en mi corazón no era una voz humana, ni era solo una idea propia. Cristo me estaba llamando a servirlo como sacerdote.

Y probablemente puedan decir que estoy profundamente agradecido con Dios por mi vocación al sacerdocio. Nada significa más para mí o me da más alegría que celebrar Misa todos los días y servir al pueblo de Dios en la Iglesia. Eso ha sido así desde el día de mi ordenación como sacerdote. Nada ha cambiado esto, ni siquiera convertirme en Papa. (14 de septiembre de 1987, Los Ángeles)

Como parroquia, debemos dedicarnos nuevamente a orar por las vocaciones. Ha pasado mucho tiempo desde que la Iglesia de Santa Teresita produjo una vocación sacerdotal. Hay muchos que afirman que fueron feligreses aquí, pero una parroquia que produce un sacerdote conoce al hombre, lo ve ascender al seminario, asiste a su ordenación y luego se alegra cuando ve que uno de los suyos celebra su primera misa en nuestro altar. Este es un esfuerzo noble que debemos emprender. Santa Teresita debería ser un semillero de vocaciones tanto para el sacerdocio como para la vida religiosa. La presencia de nuestras Hermanas Carmelitas ha llevado a mujeres jóvenes a investigar sobre la vida religiosa e incluso ha producido vocaciones, pero hasta las Hermanas Carmelitas, que aman tanto a sus sacerdotes, rezan todos los días por más sacerdotes.

La oración es buena, pero también necesitamos hablar con nuestros hijos sobre las vocaciones. Necesitamos hacer una pregunta muy simple: “¿Alguna vez has considerado una vocación al sacerdocio o a la vida religiosa?” Algunos jóvenes no consideran esto hasta que se les pregunta. Y si por casualidad ven a alguien en nuestros bancos que, como dice el refrán “tiene pinta de cura o de monja”, no tengan miedo de preguntarle si han considerado una vocación. Muchas historias grandes sobre vocaciones comienzan de esa manera, y quién sabe, usted podría ser el instrumento que Dios está usando para empujar a un joven a seguir al Señor y decirle que SÍ. Jesús, nuestro Buen Pastor, envíanos sacerdotes buenos y santos.

Fr Manny Signature