16 de Agosto – XX Domingo en Tiempo Ordinario

Mis queridos amigos:

Con la escuela comenzando virtualmente para los niños de nuestra parroquia en algún momento de este mes, naturalmente hemos estado recibiendo llamadas sobre cómo será nuestro Programa de Educación Religiosa para el año escolar 2020-2021. Lamentablemente, debido a la pandemia, se parecerá mucho a la escuela virtual de sus hijos. Este es uno de los ministerios más esenciales de nuestra parroquia, ya que compartimos la belleza de nuestra fe católica con nuestros hijos. Hace dos semanas escribí en esta columna que de hecho íbamos a tener clases de educación religiosa este año, pero que los padres tendrian que participar mucho más en la formación de la fe de sus hijos. Nuestro DRE, Jorge Santibáñez, ha estado trabajando arduamente este verano para construir un programa de formación en la fe factible que se adapte a las necesidades de nuestras familias y con nuestros niños siendo instruidos desde la casa. Dejaré que Jorge se haga cargo de los siguientes párrafos para explicar:

En el Rito del Bautismo, una de las primeras preguntas que la Iglesia hace a los padres del niño dice: “Han pedido que se bautice a su hijo. Al hacerlo, acepta la responsabilidad de educarlo en la práctica de la fe. Será su deber educarlo para que guarde los mandamientos de Dios como Cristo nos enseñó, amando a Dios y al prójimo. ¿Entiende claramente lo que está emprendiendo? “

La Iglesia siempre ha mantenido hermosamente que son los padres / familia los primeros y principales catequistas de los niños, sus maestros de fe más influyentes. Durante los últimos años liderando el programa de Educacion Religiosa, y particularmente este verano, ya que tuvimos que enfrentar los muchos desafíos que nos presentó la pandemia COVID-19, siempre ha sido mi objetivo recuperar, resaltar y hacer esencial la primacía del lugar de los padres en la formación de la fe en sus hijos.

Este nuevo año catequético será diferente a todo lo que estamos acostumbrados. Como ocurre cuando se cambia algo o cuando se inicia algo nuevo, ciertamente habrá desafíos. San Pablo nos recuerda en su carta a los Romanos: “Donde abunda el pecado, abunda más la gracia”. (Rom 5:20) Por cada desafío, siempre habrá más oportunidades. A medida que avanzamos en este nuevo año catequético, tenemos la oportunidad de recrear el Programa de Educación Religiosa basado en la parroquia de la forma en que se pretendía originalmente: como una colaboración íntima entre los niños, sus padres, nuestros increíbles catequistas y nuestra comunidad parroquial en general.

El programa de Educacion Religiosa de este año constará de tres partes principales: 1) una catequesis general semanal virtual, dirigida por mí, uno de nuestros sacerdotes parroquiales o un colaborador invitado especial; 2) una clase virtual en vivo de 30 a 40 minutos con uno de nuestros catequistas parroquiales; y 3) participación regular en la misa dominical, ya sea en persona o en línea. Se invitará y alentará a los padres y a la familia a convertirse en participantes activos en el camino de la formación en la fe y la preparación sacramental.

Nuestro objetivo, como siempre, es hacer que la catequesis sea significativa, divertida y atractiva para nuestros estudiantes, familias y catequistas por igual, mientras todos caminamos juntos hacia un encuentro auténtico con Jesucristo. El programa de Educación Religiosa de COTLF, junto con cada uno de nuestros catequistas voluntarios, está aquí para apoyar y animar a nuestros estudiantes y familias a crecer y desarrollar su fe, su relación con Cristo y su Iglesia, y su participación activa dentro de nuestra comunidad parroquial.

Como pueden ver, nuestros catequistas y nuestro DRE están listos para atender las necesidades de los niños de nuestra parroquia mientras no solo los preparan para los sacramentos, sino también para que sean discípulos activos de Jesucristo. Como ex alumno de nuestro programa de Educación Religiosa aquí en Santa Teresita, esto es algo que me tomo en serio ahora que soy párroco de esta magnífica parroquia.

Pueden encontrar información sobre cómo inscribirse para nuestro programa de educación religiosa más adelante en este boletín. Anticipamos plenamente la celebración de las primeras comuniones y confirmaciones en mayo.

Y para nuestros adultos que puedan necesitar recibir uno de los sacramentos por primera vez, nuestro programa RICA (Catecumenado) también comenzará el próximo mes, y los invito a inscribirse en línea,  en nuestro nuevo sitio web o llamando al diácono Roberto Fleitas a la oficina parroquial (305) 446-9950. Pude bautizar y darle la bienvenida a varios cristianos nuevos en la Iglesia este verano, y espero darle la bienvenida a más la próxima Pascua de Resurrecion.

Continuamos confiando en el Espíritu Santo como una comunidad parroquial, testificando con alegría y proclamando nuestra fe, ¡transmitiéndola a la próxima generación de discípulos fieles!

Dios los bendiga a todos,

Fr Manny Signature