23 de Agosto – XXI Domingo en Tiempo Ordinario

Mis queridos amigos,

Hace muchos años, cuando me asignaron a otra parroquia que permanecerá sin nombre, noté al principio de mi asignación que en una misa en particular, parecía que la gente se estaba yendo de mal humor. Ahora bien, estas eran personas perfectamente agradables que habían venido a encontrar a Cristo, pero como rara vez celebraba esa Misa en particular, me quedaba allí de pie en un intento inútil de compartir cualquier gozo de Cristo que se perdieran durante la Misa. Un fin de semana, finalmente mi párroco me asigno esa Misa. Entonces, me levanto para predicar mi homilía y le hago a la congregación una pregunta muy directa: “¿Qué les hace Jesús durante esta Misa para enojarlos tanto? Me quedo afuera todas las semanas para saludarlos y cuando salen tienen esas caras amargas que delatan la alegría de un cristiano que acaba de experimentar a Jesucristo en la Eucaristía. Entonces, les pregunto: ¿qué hace Jesús para enojarlos durante la misa?” Obviamente, la congregación se rió pensando que estaba bromeando con ellos … excepto que no lo estaba. Después de la misa, todas eran sonrisas y me agradecieron por la homilía agradable, pero lamentablemente la semana siguiente, las caras amargadas volvieron.

En su mayor parte aquí en la Iglesia de Santa Teresita, somos un pueblo alegre. Sin embargo, hay ocasiones en las que saludo a las personas después de la misa o incluso cuando las observo durante la misa en las que no parece que estén particularmente emocionados de estar aquí. Ahora, sé que estamos viviendo tiempos que no son exactamente los que inducen a sonreír, pero todavía estamos llamados a reflejar el gozo de Cristo. No hace falta decir que no estamos aquí para entretenernos, pero hay algo que decir sobre un católico que va a misa y no se conmueve por completo con la realidad divina que acaba de suceder. Claro, puede que no le guste la homilía o la música, pero el hecho es que Cristo se hace presente en nuestro altar y debemos reflejar ese Cristo que encontramos en la Misa.

El Papa Francisco habla a menudo de los “católicos amargos”, y los menciona en su Encíclica, Evangelii Gaudium, “La alegría del Evangelio:”

La alegría del Evangelio es esa que nada ni nadie nos podrá quitar (cf. Jn 16,22). Los males de nuestro mundo — y los de la Iglesia — no deberían ser excusas para reducir nuestra entrega y nuestro fervor. Mirémoslos como desafíos para crecer … Una de las tentaciones más serias que ahogan el fervor y la audacia es la conciencia de derrota que nos convierte en pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre. Nadie puede emprender una lucha si de antemano no confía plenamente en el triunfo. El que comienza sin confiar perdió de antemano la mitad de la batalla y entierra sus talentos. Aun con la dolorosa conciencia de las propias fragilidades, hay que seguir adelante sin declararse vencidos, y recordar lo que el Señor dijo a san Pablo: «Te basta mi gracia, porque mi fuerza se manifiesta en la debilidad» (2 Co 12,9). (EG, 84, 85)

No se equivoquen, los tiempos en que vivimos con la pandemia, la incertidumbre económica y todos los desafíos que enfrentamos día tras día pueden llevarnos al “derrotismo” y al “pesimismo desilusionado” que menciona nuestro Santo Padre, pero no Podemos — y no debemos — ceder, ESPECIALMENTE cuando venimos a buscar refugio en nuestra iglesia y en los brazos de nuestro Señor. Debemos salir de la Misa como un pueblo transformado por un encuentro genuino con Cristo. Debemos “marchar sin rendirnos”. Estamos llamados a reflejar a nuestro Salvador. Encontramos en el camino a muchas personas amargadas y desagradables en el mundo. Debemos ser los católicos gozosos que Cristo nos llama a ser.

El Papa Francisco concluye: “estamos llamados a ser fuentes vivas de agua de la que otros puedan beber. A veces, esto se convierte en una cruz pesada, pero fue de la cruz, de su costado traspasado, que nuestro Señor se entregó a nosotros como fuente de agua viva. ¡No nos dejemos robar la esperanza!” (EG, 86) Esperanza es lo que ofrecemos en este espacio sagrado. La esperanza es lo que debemos llevar al mundo. Hay demasiados cristianos amargados que hacen más daño que bien. Que aquellos que salen de nuestra iglesia después de la Misa sean tan radiantes como nuestro Señor durante la Transfiguración con sonrisas que transformarán incluso a la persona más pesimista que podamos encontrar durante nuestra semana. Esto es lo que estamos llamados a hacer. Así es como transformamos el mundo.

Que Dios los bendiga a todos,

Fr Manny Signature