30 de Agosto – XXII Domingo en Tiempo Ordinario

“No se conformen a este mundo; más bien, transfórmense por la renovación de su entendimiento de modo que comprueben cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Rom 12:2) 

Hace algunos años, estaba en una escuela cuando tuve una conversación bastante profunda con una niña de cuatro años. Los niños de cuatro años son algunas de las personas más sabias que he conocido. Son honestos, inocentes y sus miradas traspasan el alma. Ese día en particular, estaba hablando con una madre de la escuela que tenía a su pequeña de cuatro años con ella, quien de repente me involucró en una de las conversaciones más profundas que he tenido: 

Niña: “¡Padre! ¡Yo sé a dónde vives!” 

Yo: “¿De verdad? ¿Dónde?” 

Niña: “¡En la cruz!” 

Yo: (Cerré mi ojo derecho, miro hacia el cielo y digo) “Sí, me parece absolutamente correcto”. 

Quizás esa niña percibió algo que los adultos no pudieron. Recuerdo ese día en particular por ser un día pésimo. Literalmente había salido de mi oficina para evitar el trabajo y los mensajes en mi escritorio para tomar aire fresco y recargar las baterías. Y luego esta niña me recordó que los obstáculos en el camino que me frustran a mí, y a las personas que tratan de quitarme el gozo, y los constantes desafíos que recibimos al llevar a cabo el plan de Dios son todas las cosas que Jesús predijo cuando nos dijo en el evangelio de hoy que tenemos que negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirlo. Llevar una cruz es difícil. Ser clavado en la cruz es aún más difícil. Así que supongo que esa niña de cuatro años sabía algo que yo había olvidado. Como sacerdote, como cristiano, si voy a ser como Cristo, no es suficiente simplemente llevar la cruz, sino también ser clavado en ella. Sí, esa cruz fue un momento profundo de agonía para nuestro Señor, pero también fue la señal máxima de victoria sobre el pecado y la muerte y los poderes de este mundo. 

Como cristianos, y lo he dicho antes, el crucifijo que usamos alrededor del cuello no es solo una joya. Es un testigo. Es una señal de que somos seguidores de Jesucristo. Es una señal de que no dejaremos que este mundo nos derribe, sino más bien una señal de que estamos llamados a levantar este mundo. San Pablo les dice a los Romanos en la segunda lectura de hoy que no debemos conformarnos a esta época, al mundo en el que vivimos. El cristiano debe ser un signo de contradicción. Deberíamos nadar corriente arriba cuando el resto del mundo está nadando corriente abajo. No debemos quedar atrapados en esta cultura relativista con su mentalidad de “todo vale”. Es muy fácil dejarse llevar por mentalidades pecaminosas, en ideas que van en contra de la voluntad de Dios, o como Jesús le dice a Pedro en el evangelio, “pensando no como Dios, sino como los seres humanos.” ¿Y cómo piensan los seres humanos en esta época? Todos quieren ser felices, pero atraviesan distancias extraordinarias, la mayoría de ellos pecaminosos, para lograr una “felicidad” momentánea. La sed de dinero, fama y poder. La sed de hacer de uno mismo el centro de atención. La constante necesidad de cuidarse a sí mismo con poca o ninguna consideración por el prójimo. “¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero y perder su vida?” Jesús sabe que lo que la mayor parte del mundo busca no es la vida verdadera. Eso sólo se puede encontrar en Él. Y aquí. En esta iglesia. En este altar. Con esta comunidad. En nuestro hogar espiritual. Esta iglesia es un hogar que muchos han olvidado o simplemente ni siquiera saben que existe. Aquí es donde aprendemos a nadar contra la corriente. Aquí es donde miramos ese hermoso crucifijo sobre nuestro altar y nos damos cuenta de que aquí es donde pertenecemos y que no encontraremos lo que estamos buscando en el mundo. 

Así que amigos míos, escuchen las palabras de San Pablo y no se conformen a esta época. Sean signos de contradicción. Toma tu cruz todos los días y sigue a Cristo dondequiera que vaya mientras te conduce hacia la perfecta voluntad del Padre. Sí, habrá días difíciles en los que nos sintamos como si estuviéramos colgados en la cruz con Jesús, pero eso es de esperarse para aquellos que se atreven a seguir al Mesías. ¡Además, no podemos pedir mejor compañía allá arriba!