14 de Junio – Corpus Christi
Blessed Sacrament in a Monstrance

Mis queridos amigos,

Mañana hace un año que llegué a Santa Teresita. Decir que ha sido un año lleno de acontecimientos sería quedarse corto. Ninguno de nosotros nos imaginamos que estaríamos enfrentando una pandemia histórica durante este año. Sin embargo, aquí estamos, y aunque todavía no hemos regresado a lo que solíamos llamar normal, enfrentamos estos desafíos únicos con Dios a nuestro lado.

En este domingo de Corpus Christi en el que celebramos el Santísimo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, agradecemos al Señor que podemos reunirnos una vez más para celebrar la Eucaristía como una familia de fe. Durante los primeros dos domingos desde el cierre, sus sacerdotes se han deleitado en verlos en las misas, y aunque estamos participando de  la Eucaristía de una manera diferente debido a las restricciones de salud, no obstante, estamos participando en persona. El tiempo fuera de la Misa nos ha llevado a nunca dar por sentado el regalo que es la Presencia Real de Cristo.

Sin embargo, todavía hay algunas cosas que no podemos hacer. Antes del cierre, habíamos ampliado las horas de Adoración Eucarística en nuestra capilla con vistas a poder eventualmente tener una capilla de adoración 24/7. Si bien el plazo de ese plan se ha pospuesto, el trabajo para tener una capilla abierta las 24 horas del día, los 7 días de la semana, continuó, ya que hicimos algunas modificaciones menores en el primer piso de nuestro centro parroquial para eventualmente darle a todos un acceso más fácil a nuestra capilla. Se cambiaron las cerraduras para que podamos adorar al Señor simplemente ingresando un código de cuatro dígitos. Todo esto se hizo para que cuando recibamos la luz verde para comenzar la Adoración Eucarística nuevamente, estemos listos. Nuestra meta al comienzo de este año era concentrarnos en la Adoración, y tan feliz como estoy de tenerlos de regreso para celebrar la Eucaristía, me duele no tener nuestra iglesia y capilla abiertas para que Nuestro Señor pueda ser adorado. Paciencia es lo que he estado predicando desde que comenzó esta pandemia, y la paciencia es algo que a veces su párroco también necesita.

En una reunión escolar la semana pasada, le dije a nuestros maestros el viejo refrán que si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes. Hace un año, ninguno de nosotros podría haber previsto esto ni planeado para esto, pero a través de los picos y valles de la vida, debemos ver la mano directriz de la Divina Providencia. Es posible que no estemos donde querríamos, por eso confiamos en un Dios en el que podemos apoyarnos constantemente para guiarnos hacia donde Él quiere que estemos. ¡Y esa es la clave! Siempre rezamos en el Padre Nuestro para que “se haga tu voluntad”, pero a veces es muy difícil aceptar su voluntad. Confiamos en la intercesión y el testimonio de nuestra Santísima Madre para ayudarnos a hacernos dóciles a los impulsos del Espíritu Santo.

Finalmente, un año después, a pesar de todas las adversidades que hemos enfrentado juntos, me considero más que bendecido por ser el párroco de la Iglesia de Santa Teresita. Me sentí humilde cuando llegué hace un año y hoy sigo sintiéndome humilde con sus oraciones, sus testimonios evangélicos y su amor por sus sacerdotes. Esta es una comunidad de fe magnífica a la cual tengo el honor de servir todos los días. Debo confesar que hubo un evento que realmente extrañé durante nuestro tiempo separado: el lavado de pies el Jueves Santo. Siempre es un recordatorio tangible para mí como su párroco que estoy aquí simplemente para servir. Gracias por permitirme servirles, y al comenzar nuestro segundo año juntos, gracias por sus continuas oraciones.

Que Dios los bendiga a todos,