7 de Junio – La Santissima Trinidad

Mis Queridos Amigos,

Nuestro primer domingo de estar juntos nuevamente está oficialmente en los libros. Fue maravilloso tener nuestra iglesia llena de gente una vez más. Utilizo el término llena libremente porque realmente no podríamos llenarla debido al distanciamiento social. Sí, sé que algunas de estas restricciones son frustrantes, pero como muchos feligreses me dijeron: “Cualquier cosa con tal de poder recibir la Eucaristía”.

Hay muchas cosas en las que mejoraremos y, obviamente, todos nos estamos acostumbrando a esta nueva realidad. Para sus sacerdotes, fue difícil predicarles a todos ustedes y no poder ver sus expresiones faciales mientras predicamos. Puede sonar trivial, pero nos alimentamos de sus reacciones, por así decirlo, durante una homilía. Fue difícil no ver sus sonrisas, su canto, y fue difícil no poder saludarlos después de la Misa, especialmente cuando habíamos pasado 12 semanas sin verlos.

Pero las cosas mejorarán. Oremos para que pronto podamos abrir más la iglesia, especialmente para la oración entre las misas. Sin embargo, nos enfocamos firmemente en abrir solo para las misas para poder ofrecerles el Cuerpo de Cristo. Fue una tarea desafiante pero valió la pena.

Les pido que se unan a mí para agradecer a nuestros dedicados ujieres voluntarios que se entrenaron durante diez días en todos los procedimientos que se debían hacer para que pudiéramos reabrir. Muchos de ellos estuvieron aquí todo el domingo pasado. Esta no fue una tarea fácil porque muchos feligreses no sabían de las restricciones de distanciamiento social o estaban desconcertados. Está bien. Todos estamos acostumbrados a venir a la iglesia para desconectarnos del mundo, pero desafortunadamente debido a que vivimos en este mundo, tenemos que cumplir con las pautas que garantizan nuestra seguridad. Nuestros ujieres hicieron un trabajo admirable bajo una presión tremenda y haciendo cosas que nunca antes habíamos hecho. Por favor agradézcanles cuando salgan de misa. Han dedicado gran parte de su tiempo y apartados de sus familias, para que nuestra iglesia pudiera reabrir.

También quiero invitar a más de ustedes a unirse a nuestro equipo voluntario de hospitalidad durante este tiempo. Necesitamos por lo menos 10 personas dedicadas en cada Misa para acompañar a las personas a sus asientos, ayudar durante la Misa y luego permanecer para limpiar y desinfectar la iglesia después de la Misa. Esta es una tarea hercúlea, y necesitamos más personas para ayudar a lograr este objetivo. Esta es su iglesia. Ayúdenos a mantenerla abierta y acogedora para sus compañeros feligreses. Si está interesado en ser voluntario, llame a la oficina parroquial y hable con María Elena.

Nuevamente, no puedo decirles lo felices que estaban todos los párrocos al final del domingo pasado. Por favor, continúen orando por nosotros mientras salimos de esta pandemia y continuemos orando los unos por los otros. Hemos escuchado decir tan a menudo que estamos todos juntos en esto. Esas palabras se profundizan cuando las aplicamos a nuestra comunidad de fe. En este Domingo de la Trinidad en el que celebramos a Dios, que es una comunidad de amor, podemos pedirle a nuestro Buen Señor que atraiga a cada uno de nosotros a este misterio divino para que ante la adversidad podamos consolarnos de que verdaderamente somos parte de una comunidad de amor.

Que Dios los bendiga a todos,