25 de Octubre – XXX Domingo del Tiempo Ordinario

“¿Qué mandamiento de la ley es el mayor?” (Mateo 22:36) 

Escuchamos esta pregunta en el evangelio de hoy. Esto es más que una pregunta para engañar que los fariseos le hicieron a Jesús. Escuchamos esta pregunta e inmediatamente pensamos que Jesús tiene que elegir entre los 10 mandamientos dados a Moisés. Pero los fariseos realmente quieren poner a Jesús en prueba porque su pregunta es mucho más profunda. Verán, los judíos observaban 613 mandamientos que están presentes en los primeros cinco libros de la Biblia y ahora Jesús tenía que elegir el más grande de ellos. Jesús simplifica las cosas y no inventa ningún mandamiento nuevo. Más bien, cita dos que ya estaban presentes en las Escrituras. Al decirnos que amemos a Dios con todas nuestras fuerzas, corazón y mente, está citando Deuteronomio 6: 5. Cuando nos dice que debemos amar a nuestro projimo como a nosotros mismos, cita Levítico 19:18. Entonces Jesús no está reinventando la rueda aquí, simplemente está resumiendo toda la ley en una palabra: amor.

Este amor tiene una doble dimensión: el amor a Dios y el amor al prójimo. Uno no puede existir sin el otro. San Juan habla de esto en su primera carta cuando dice que no podemos amar a Dios, a quien no podemos ver, si no amamos a nuestro prójimo a quien podemos ver (lean 1 Juan 4:19). Entonces esto plantea la pregunta: ¿amamos a nuestro prójimo? Tengo otra que va aun mas profundo y puede ser un poco más desafiante: ¿conocemos a nuestro projimo? Hay tanta gente a nuestro alrededor que entran y salen de nuestras vidas como extraños. No nos involucramos. No les hablamos. Ellos son nuestros compañeros de trabajo, compañeros de clase, miembros de nuestra familia e incluso las mismas personas con las que oramos todos los domingos que están sentados junto a ustedes o cerca de ustedes ya que estamos socialmente distante en la iglesia. Estos son nuestros projimos a quienes estamos llamados a amar. ¿Los conocemos?

Hace mucho tiempo, estaba predicando a un grupo de niños y les pregunté quién era su projimo y por qué Jesús nos dice que los amemos. Uno de ellos respondió: “porque Jesús está presente en cada uno de nosotros. ” Es asombroso cómo los niños pueden comprender los misterios del amor de Dios incluso más de lo que podemos nosotros. Sí, Jesús está presente en los pobres, los oprimidos, los inmigrantes, los encarcelados, y en cada persona en la que nos resulta difícil ver el rostro de Jesús. Sin embargo, estamos llamados a amarlos a pesar de todo. Vivimos en tiempos de polarización donde nos resulta más fácil desagradarnos con alguien por un punto de vista particular que amarlos sin importar cómo vean el mundo. La Madre Teresa dijo una vez: “Si juzgas a las personas, no tienes tiempo para amarlas”. Lleguen a conocer a su projimo. No solo lo que puedan percibir, sino que conozcan lo que realmente hay en su corazón para que lo puedan amar como nuestro Señor nos pide que lo hagamos. Todo lo que se necesita es una sonrisa, un abrazo, un acto de amor. De hecho, es posible que deseen levantar la vista del boletín y comenzar con la persona sentada a su lado.

Que Dios los bendiga a todos,

Fr Manny Signature